Aceite con huella

Noticias

26 / 02 / 2020

Los ácidos grasos esenciales omega 3 y 6 protegen el corazón y el cerebro, mientras que los omega 9 y 7 no son esenciales, pero su ingesta adecuada es beneficiosa para la salud. Puedes encontrar gran parte de estos ácidos grasos esenciales en nuestro Aceite de Oliva Virgen Extra o AOVE Diezdedos.

El consumo de grasa se relaciona habitualmente con el sobrepeso y la inflamación. Sin embargo, si se toma en las cantidades adecuadas es esencial para la salud. Las principales fuentes de grasa en la dieta son los aceites vegetales y grasas animales, aunque también se hallan presentes en los frutos secos, los cereales y las legumbres. Además de ser fuente de energía y vitaminas liposolubles, las grasas tienen un papel fundamental en la composición y funcionalidad de las membranas celulares, participan en la formación de hormonas y otros componentes esenciales del organismo y participan en la regulación de las concentraciones de los lípidos sanguíneos y de sus moléculas de transporte, las lipoproteínas. Por eso más que evitar el consumo de grasa, lo que aconsejan los expertos es hacer un consumo selectivo, es decir, tomar grasas saludables.

Y aquí es donde juegan un papel importante los ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6, que se denominan «esenciales» porque el cuerpo humano carece de la capacidad para sintetizarlos por sí mismo y necesita incorporarse a través de la dieta, según explican en el Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Madrid (Codinma).

 

 

Los alimentos con omega 3

El consumo de ácidos grasos esenciales omega 3 lleva asociados beneficios sobre la prevención de enfermedades cardiovasculares, pues contribuyen a la disminución de los triglicéridos plasmáticos, reducción del colesterol LDL (el malo) y aumento del colesterol HDL, es decir, el llamado «colesterol bueno», según revelan en Codinma. También tiene efectos sobre el sistema inmunológico y se asocia con la prevención de enfermedades inflamatorias (intestinales y artritis reumatoide) y de la piel.

Los mariscos y los pescados, especialmente el pescado azul (atún, salmón, sardina, caballa, jurel, anguila…), el krill atlántico (pequeño crustáceo), el aceite de oliva virgen extra o AOVE, las carnes, los embutidos y los productos enriquecidos como la leche o los huevos son otras fuentes alimentarias de omega 3. También son ricos en omega-3 el lino, la chía o las nueces.

Los alimentos con omega 6

También se considera esencial la ingesta de ácidos grasos omega 6, pues debe obtenerse a partir de los alimentos. Su consumo contribuye a regular la energía (interviene en el metabolismo energético) y aporta beneficios sobre la salud ósea y de la piel, según afirman en Codinma. Además, se ha demostrado que la ingesta de ácidos grasos omega 6 junto con un menor consumo de grasas saturadas puede reducir las enfermedades cardiovasculares, pues se asocia a una disminución del colesterol total.

Las semillas y los aceites derivados de semillas (girasol, maíz y sésamo), los frutos secos (nueces, piñones, cacahuetes, almendras, avellanas y pistachos), la quinoa, los cereales integrales, carnes (especialmente pollo y pavo), embutidos, huevos y margarinas contienen omega 6.

El necesario equilibrio entre omega 3 y 6

Pero además de que la dieta incluya ácidos grasos omega 3 y 6 es aún más importante, según explican los expertos, debe haber una correlación correcta entre los dos grupos de ácidos grasos, pues si en las membranas celuclares la presencia de omega 6 se sitúa muy por encima de los omega 3 puede haber una respuesta inflamatoria. Lo ideal para conseguir ese equilibrio es seguir una dieta con menos carnes rojas y embutidos y más verduras, pescados y frutos secos.

Los alimentos con omega 9

El ácido graso omega 9 más conocido es el ácido olecio, presente en el aceite de oliva. No se considera esencial porque puede ser sintetizado por el organismo. Los beneficios asociados a su consumo se relacionan con la disminución de los niveles del colesterol LDL, colesterol malo, y con el aumento del HDL, el colesterol bueno, por lo que puede contribuir a la prevención del riesgo de arteriosclerosis y las enfermedades relacionadas.

Además del aceite de oliva virgen extra o AOVE, otros alimentos que contienen omega 9 son los frutos secos como las avellanas, los pistachos, las almendras o los anacardos, el aguacate y los aceites de canola y cacahuete.

El omega 7, el menos conocido

El ácido palmitoleico, Omega 7, es un ácido graso monoinsaturado que forma parte de la estructura natural de la piel y de las mucosas del organismo. Aunque no se considera esencial, una ingesta adecuada ofrece beneficios para la salud como una mejora en la hidrataciónd e las mucosas y capacidad para regenerar la piel.

También ayuda a prevenir la resistencia a la insulina vinculada a la obesidad y se asocia a una menor acumulación de grasa en el hígado. Según Vanesa León, dietista-nutricionista de Codinma, puede beneficiar a la salud cardiovascular, en concreto al tratamiento del síndrome metabólico, caracterizado por la acumulación de grasa alrededor de las vísceras, aumento del colesterol y triglicéridos, hipertensión y altas concentraciones de glucosa en sangre en ayunas.

Las anchoas, el salmón, las nueces de Macadamia, el aguacate, el fruto del espino amarillo, el aceite de oliva virgen extra o AOVE, y otros aceites vegetales y marinos son fuente de omega 7.

FUENTE: ABC

Foto de Comida creado por freepik

 

 

  Menú SHOP